Uno de los motivos por los que resulta indispensable la conservación de los espacios naturales es la necesidad que tiene el ser humano de estar en contacto con la naturaleza.

Los espacios naturales protegidos permiten no sólo disfrutar de un medio ambiente adecuado, sino también el desarrollo de actividades recreativas, deportivas y culturales al aire libre.

Tenerife posee cuarenta y tres espacios naturales protegidos, que suponen la protección de casi la mitad de la superficie insular. Algunos de estos territorios son auténticos santuarios de innumerables especies y hábitat singulares.

La Isla también cuenta con una amplia y diversificada red de equipamientos de uso público, instalaciones que nos facilitan el contacto con la naturaleza. Muchos de ellos están dentro de estas áreas protegidas:

Contacto