Cabildo de Tenerife

cabecera2

El Valle de la Orotava

valleorotava

Vigilado estrechamente por el Teide, el Valle de la Orotava desciende hacia el mar en un paisaje espectacular, entre el verde de los palmerales, el negro de la tierra volcánica y el azul profundo del océano. El Valle de La Orotava, conocido también como Valle de Taoro, nombre que los guanches daban a esta comarca, es una amplia depresión al norte de la Isla de Tenerife, que a sus espaldas tiene al Teide y a sus pies el mar. En él, se ubican tres municipios: La Orotava, Puerto de la Cruz y Los Realejos, que conforman una unidad geológica, paisajística y agrícola.

La temperatura, con una meda de 20 grados centígrados todo el año, permite disfrutar en cualquier época de sus idílicas playas de arena negra, como El Bollullo, La Fajana y La Grimona, remansos de paz y disfrute para la vista. La de El Socorro, además, combina esa belleza de orígenes volcánicos con la bravura de sus aguas, lo que la convierte en un paraíso para surfistas. Al igual que las que propone un océano amable y de ricos fondos marinos, que invita a la práctica de la vela o el submarinismo, el resto de las actividades al aire libre como el senderismo, las rutas a caballo o en bicicleta, son también opciones a tener muy en cuenta.

Las plataneras, en recesión por el incremento de la población, y el cultivo de la vid marcan indefectiblemente el paisaje del Valle de la Orotava, que da nombre a una de las denominaciones de origen de los caldos de la Isla. Su tradición vitivinícola le viene de lejos, de la conquista. Existe constancia de que las primeras cepas se sembraron en la finca El Burgado, en Los Realejos y aún en la actualidad su producción se destaca por su gran calidad.


Imprima esta páginaImprimir