Cabildo de Tenerife

cabecera2

Clima y entorno

clima y entorno

Clima

Tenerife es una Isla de contrastes que destaca por desarrollarse físicamente en torno al gran volcán de El Teide y la cadena montañosa que la recorre desde su cumbre en una dorsal elevada que se extiende de este a oeste. Este accidente geográfico confiere a la Isla cambios bruscos de altitud y temperatura y un clima cambiante y diverso, que puede ser distinto entre una calle y otra contigua, y que es conocido como microclima. La costa, las medianías y la cumbre, son los tres ecosistemas naturales de la Isla.

A esta bondad climática, que mantiene temperaturas medias de más de 20 y menos de 30 grados centígrados durante todo el año, contribuyen, en gran medida, los vientos dominantes, los alisios, que suavizan la dureza climática del desierto cercano, el Sahara. La propia orografía y la corriente marina fría de Canarias, son responsables de que las aguas de las costas y playas tinerfeñas gocen siempre de unas magníficas temperaturas, a veces por encima de las ambientales.

Un territorio diverso

En el territorio insular conviven paisajes desérticos, en la costa; con bosques subtropicales, en las medianías y las cumbre; y parajes volcánicos, especialmente el del Parque Nacional del Teide y su cono volcánico, que permanece activo y está considerado como la montaña más alta de España con 3.718 metros de altura. La Isla combina, además, ciudades monumentales con la arquitectura más vanguardista y playas de arena negra con impresionantes acantilados.

Todos estos aspectos proporcionan una sorprendente variedad de entornos y paisajes que constituyen el mejor decorado natural, un escenario de posibilidades casi ilimitadas que permite transportarnos a múltiples rincones del mundo y que nos recuerda a La Habana colonial, a bosques del trópico o a las ciudades más cosmopolitas.


Imprima esta páginaImprimir