Cabildo de Tenerife

cabecera2

Bienvenido, Mr. Soria

Bienvenido, Mr. Soria

El martes me quedé mirando en un periódico la foto del ministro Soria asomado desde la Punta del Viento al paisaje del nuevo paseo de San Telmo con el alcalde del PP, López Afonso. Parecían admirar cómo había quedado la obra y decirse para sus adentros "¡qué bien nos ha quedado esto!".

Qué pena que no sea así. Qué pena que quien se enfrentó a la obra, quien soportó las críticas de algunas personas que no confiaban en el resultado final, quien dio un paso adelante y se mojó con todas las consecuencias, haya sido el Cabildo. Y es una pena que sea verdad -y es verdad que es una pena- porque la política y la administración pública deberían ser otra cosa. Algo más que una foto y un titular.

La política debiera ser la responsabilidad y la solidaridad de todos los que tenemos la obligación de trabajar por el bien de los ciudadanos. Y a veces duele mucho que la gente escurra el bulto hasta que llegan unas elecciones y toca salir de procesión para enseñar el palmito por todos los rincones.

El nuevo entorno de San Telmo ya está a la altura de lo que se merece el Puerto de la Cruz. Pero esto no va de ponernos medallas ni de hablar de lo que ya fue. Hablemos de lo que falta. Hablemos de la Playa de Martiánez que sigue esperando a que el Estado comprometa tres millones de euros que añadir a los dos millones que ya ha puesto el Cabildo. Hablemos de la necesidad de impulsar con fuerza y con voluntad el nuevo puerto del Puerto de la Cruz y que el Estado sigue frenando sin que Costas termine de adscribir el frente marítimo y que va a significar un repulsivo para la ciudad y para la zona Norte de la Isla. Hablemos de la nueva Estación de Guaguas y de que Madrid no da el suelo porque dice que el ayuntamiento debe unos pocos cientos de euros.

Hablemos de la financiación del Gobierno de España para solucionar las colas eternas de la Autopista del Norte y de la necesidad de que el mismo Gobierno que ha invertido miles de millones en las redes de trenes de la Península se acuerde de que en Tenerife (y en Canarias) dependemos del transporte por carretera.

Y hablemos de la vergüenza de que la Administración central, que forma parte del Consorcio del Puerto de la Cruz, esté reclamando ahora la devolución de más de un millón y medio de euros en base a criterios puramente técnicos, como si no le importara en lo más mínimo el compromiso de relanzar el desarrollo de una zona que necesita más riqueza, más inversiones y más prosperidad para sus miles de habitantes. El Estado puso en su día dos millones y ahora reclama 1,5 millones.

Me gustaría que José Manuel Soria, si vuelve a ser ministro, sea un ministro canario en Madrid y no un ministro canario en el Puerto de la Cruz. Nos hace más falta allí que aquí. Me alegro -y lo digo de verdad- que venga. Ojalá viniera muchas veces para conocer mejor nuestros problemas. Pero pienso que nos hacen falta menos fotos y más inversiones. Más sensibilidad con estas Islas por parte de sus compañeros del Consejo de Ministros.

Las campañas electorales son lo que son y tampoco se va a poner ahora uno con melindres. Es normal que exista publicidad, propaganda política y visitas para que la gente vea a los líderes de los partidos. Pero de igual manera que dicen que los niños vienen con un pan debajo del brazo, me gustaría que los ministros vinieran con un convenio, con unas inversiones y con unas ayudas en la cartera. Más que nada para que el viaje nos salga rentable a los que nos pegamos todo el año trabajando por arreglar las cosas con pocos recursos, con muchos problemas y sin que nadie en Madrid nos haga demasiado caso.

Y un fuerte abrazo, señor ministro. Que una cosa no quita la otra.

Carlos Alonso
Presidente del Cabildo de Tenerife

 

FaLang translation system by Faboba