Cabildo de Tenerife

cabeceranoticias

Detalle de la noticia

El área de Gestión de Medio Natural y Seguridad del Cabildo de Tenerife acordó con los vecinos y vecinas de Anaga comenzar con las apañadas de cabras asilvestradas

Medioambiente y paisaje | 06-nov-2019

Vecinos de Anaga y Cabildo acuerdan comenzar las apañadas de cabras asilvestradas

Imprima esta páginaImprimir

El área de Gestión de Medio Natural y Seguridad del Cabildo de Tenerife acordó con los vecinos y vecinas de Anaga comenzar con las apañadas de cabras asilvestradas en el espacio natural protegido. Se obedece así, a una de las acciones contempladas en el encargo hecho por la corporación insular a Gesplan para el control de los herbívoros tanto en el macizo de Anaga como en el Parque Rural de Teno.

“Estamos ante una situación crítica, hay que actuar ya, porque basta hablar con estas personas para darse cuenta de que, aunque la presencia de cabras en la zona se remonta a muchos años, es ahora cuando han empezado a generar problemas muy graves”, dijo la consejera del área, Isabel García, quien agradeció a los vecinos y vecinas su predisposición para explicar sobre el terreno toda esta problemática y “por proponer soluciones y apoyo a la campaña de control de estos animales iniciada por el Cabildo”, y añadió que de esta reunión “nos vamos con muy buenas ideas y propuestas vecinales que contemplaremos de cara a mejorar las acciones que que se incluyen en el plan de control, como son las apañadas”. De esta manera, continuó, “comenzaremos las apañadas de acuerdo a la petición y con el apoyo de los habitantes de la zona, que han manifestado su completa disponibilidad”.

“Si no eliminan el problema de las cabras asilvestradas no voy a plantar nada más, y si no lo hago terminaré por irme de aquí”, así de tajante se manifestaba un vecino del Lomo de las Bodegas en la reunión que mantuvieron en el Caserío del Lomo de las Bodegas los habitantes de los poblados del macizo de Anaga con la consejera insular de Gestión del Medio Natural y Seguridad, Isabel García.

“El Cabildo debe elegir, o las cabras o las personas de Anaga”, concluyó este vecino que indicó que “árboles plantados por nuestros abuelos, que tienen más de cien años y que uno ha cuidado con todo el cariño del mundo acaban convirtiéndose en cuatro palos, porque pasan cinco machos y en 20 minutos se los devoran”.

“Más del 70% de los animales salvajes son machos de entre 80 y 90 kilos de peso, muy difíciles de manejar y con mucha fuerza. En el caso de poder llegar a cogerlos con sogas es complicado manejarlos porque se arrodillan y no los puedes mover, o incluso porque te pueden atacar”, comenta otro vecino, quien recuerda que “se le han echado los perros, y los machos han matado a alguno”.


Imprima esta páginaImprimir Sección RssSubcribirse a esta sección por RSS Compartir: ¿Qué es esto?

Buscar noticias

Noticias de ...