Durante este verano, por las altas temperaturas y por la escasez de precipitaciones en los meses anteriores, la vegetación está muy seca y el riesgo de incendio es elevado. Por eso, tenemos que seguir extremando las precauciones en nuestras actividades en el monte. Prevenir los incendios forestales es tarea de todos y todas.

Durante todo el año, todos podemos colaborar en la prevención

Documentos asociados