Cabildo de Tenerife

cabecera2

We can do it

We can do it

Las Islas Canarias reciben doce millones de turistas al año. Sólo Tenerife supera el 40% de esa cifra. Somos uno de los mejores destinos del mundo y el más importante para los turistas europeos. Esto es algo reciente? Por supuesto que no. Hace décadas que nuestra isla empezó a especializarse en el sector turístico. Cabría esperar, entonces, que hubiéramos adaptado muchas de nuestras actividades a este recurso que, en gran medida, nos da riqueza. Pero hasta cierto punto esto no es así. Hemos mejorado pero nos queda un esfuerzo importante que hacer para dar más oportunidades de trabajo.

Durante muchos años en nuestra isla se hacía lo que un buen amigo llama “agricultura turística”. Los hoteles no se construían, se “plantaban” y se llenaban solos. Esos fueron los primeros años de vacas gordas. Pero poco a poco las cosas fueron cambiando. Nuevos destinos empezaron también a crecer y a competir con Canarias. Y dentro de las islas, unas empezaron a competir con las otras. Entonces el sector turístico de Tenerife se puso las pilas y empezaron las campañas de promoción exterior, los estudios y encuestas para saber el grado de satisfacción de nuestros visitantes, los análisis de mercado. Los empresarios y el Cabildo pusimos en valor una isla extraordinaria, extendimos su imagen por toda Europa, invertimos en relaciones comerciales, en publicidad, en conocer a turoperadores y transportistas.

En Tenerife hay mucho más que sol y playa. Hay bellezas naturales como nuestros parques, la gigantesca presencia del Teide, lugares complementarios de ocio, gastronomía, golf, senderos. Todo eso representa que tengamos mejor oferta, que vengan más visitantes, que sean satisfechos en sus expectativas y que aumente la nuestra capacidad para hacer más y mejores ofertas. Pero si hoy nos acercamos al sector turístico podemos observar un fenómeno preocupante. Muchos de los puestos de trabajo en los hoteles, en la restauración o en el ocio complementario, están ocupados por conciudadanos comunitarios o por trabajadores de fuera de la Unión Europea.

¿Por qué existe tanta gente de fuera trabajando en el turismo? Tanta que resulta hasta llamativo. Pues porque nuestros jóvenes llegan al mercado de trabajo sin saber idiomas. Esa es la gran cuestión a la que hace poco hemos empezado a hacer frente.

El Cabildo está empeñado en que todos los alumnos de enseñanzas medias de esta Isla tengan la oportunidad para pasar al menos un trimestre en un centro extranjero, con el fin de mejorar idiomas. Encontrar trabajo en el sector de los servicios turísticos, en el comercio o en cualquier actividad que suponga relacionarse con el exterior, implica disponer de conocimientos profesionales y dominar otros idiomas. El mundo se ha hecho mucho más pequeño y nuestros jóvenes lo saben. Saber idiomas no supone condenarse a conseguir un puesto de trabajo fuera de las Islas y desarraigarse de aquí. Supone que quien sepa idiomas puede elegir varias opciones a la hora de buscar un lugar donde ejercer sus capacidades profesionales.

Desde el Cabildo estamos haciendo un esfuerzo por crear las condiciones para que muchas empresas contraten trabajadores de la isla. Un esfuerzo para que cada euro que invertimos sea capaz de producir más oportunidades de trabajo. Trabajo para nuestros parados. Que nadie entienda esto como una especie de xenofobia laboral. Al contrario, quienes vienen a trabajar a Tenerife desde otros países nos aportan fuerza de crecimiento y talento. Pero también debemos apostar por mejorar las aptitudes de nuestros trabajadores para que puedan competir en el mercado laboral y demostrar que son tan buenos como los mejores. A eso no vamos a renunciar nunca.

Y mucho menos ahora con nuestro nivel de paro. “Podemos hacerlo”. Como dice el título de este artículo. “We can do it”. Es una frase de ánimo que se usó en la Segunda Guerra Mundial para aumentar la producción de la industria de guerra donde las mujeres, por cierto, jugaron un papel protagonista. Una frase que resucitó el presidente Obama en su campaña (“Yes, we can”, en español “Sí, podemos”). Nosotros podemos ser mejores, más competitivos, más preparados. Tenemos la capacidad, la inteligencia, los recursos y la voluntad. Podemos y debemos.

Carlos Alonso Rodríguez

Presidente del Cabildo de Tenerife

FaLang translation system by Faboba